El Titular El Salvador

20 años han pasado ya de uno de los casos más emblemáticos de impunidad del país, el asesinato de Katya Miranda

Lo que se veía como unas vacaciones familiares normales, terminó en ser el inicio de uno de los mayores casos de impunidad en la historia de este país, pues, esta vez la víctima fue una menor de edad, Katya Miranda de nueve años.

Era la madrugada del 4 de abril, en la playa Los Blanco cuando Katya se encontraba disfrutando con su familia de las vacaciones de Semana Santa.

De repente, Katya fue sacada del lugar donde dormía y llevada a un predio baldío, donde fue violada y asesinada, para más tarde enterrar su rostro en la arena.

En un principio la familia creyó que se había ahogado, pero más tarde la policía confirmó que había sido violada y asesinada, que el cuerpo presentaba señales de estrangulamiento. La familia creyó que pandilleros la habrían asesinado, pero al reconstruir los hechos se dieron cuenta que no habían sido ellos y los primeros sospechosos fueron Carlos Miranda, abuelo de la menor y Edwin Miranda (padre de la menor).

Y aunque la escena, según los médicos forenses, fue contaminada, la violación se pudo comprobar, más no al responsable porque hasta la ropa fue manipulada por los familiares de la menor

Ante ello, se abrió un caso que pese al esfuerzo y lucha que la señora Hilda Jiménez hizo por pedir justicia a la muerte de su hija, las autoridades fiscales nunca lograron resolver el hecho, y fue en el 2000 cuando estas personas fueron procesadas quedando en libertad y absolviéndolos de toda culpa.

La madre de Katya tuvo que irse del país con su otra hija por los riegos que corrían sus vidas, pues nunca quitó el dedo del renglón por hacer justicia a la muerte de la menor, por lo que recibió amenazas hasta de muerte.

En 2011 se volvió a abrir el caso para acusar a Carlos Miranda de secuestrar a su nieta y condenado a 13 años de cárcel por el delito de secuestro.

Pero solo estuvo tres años en prisión y fue absuelto en septiembre del 2014 por la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ). Carlos Miranda falleció en octubre del 2018 a raíz de una enfermedad.

Ahora, 4 de abril, se conmemoran 20 años de aquel asesinato que hasta hoy no se ha conocido un culpable, un hecho que ha sido de los actos más impunes de este país. Katya Miranda sigue siendo recordada por muchos y se convirtió en el caso emblemático.

 

Redaccion

Redaccion